El trono es mío y me siento cuando quiero

Por Pablo Llavata. Vuelve el juego de tronos a la televisión. No, no estamos hablando de ese juego de tronos que inventó Telecinco hace unos años en el que unos chicos jóvenes buscaban el amor mientras lucían palmito y que continúa en emisión. No. Hablamos de esa serie que tiene revolucionado a medio mundo con las sorpresas que les esperan en esta nueva temporada, la tercera de la serie y que empezará a emitir el canal estadounidense HBO.

Esta tanda de 10 capítulos será la adaptación de la primera mitad del libro Tormenta de espadas, el tercero de la saga Canción de hielo y fuego escrita por George R.R. Martin y que actualmente continúa desarrollando.

La adaptación llevada a la pequeña pantalla sigue una línea bastante fiel a la que se narra en las novelas, y las escenas suelen ser bastante similares a como se describes, salvo alguna que otra que se cambia para darle un aire más comercial e impactante para enganchar al espectador.

Pero estos hechos en ocasiones hacen obviar parte de la trama bastante importante en la historia. Por ejemplo, en la adaptación del primer libro, se suprime un capítulo que gira alrededor de una traición por parte de uno personajes secundarios que posteriormente se convertirá en un pilar fundamental en la historia.

Como de la misma forma, una de las descripciones más bellas que se le puede hacer a un simple camino y que este humilde periodista no ha vuelto a encontrar en ningún otro trozo de papel desaparece y no hay ni una sola imagen al respecto en la representación gráfica.

Por no hablar del baile de personajes que hay en la serie a gusto de los creadores. Una relación sentimental entre dos representantes de las grandes casas de los 7 reinos del continente de Poniente que no ocurre hasta el segundo libro, es mostrada en los primeros episodios sin que la referencia a ese affaire quede demasiado clara. O personajes que aparecen en los libros desde el principio surgen de repente en la tercera temporada como fichaje estelar cuando sus tramas se habían iniciado con anterioridad.

Por no hablar de ese apéndice tan maravilloso que hay al final de cada libro. Esa perla que nace desde lo más profundo del corazón de Martin para situar a todos los personajes involucrados en la trama y la relación entre ellos, ese puzzle infinito que nace desde el pensamiento, ese árbol genealógico descrito a lo largo de varias páginas, es despreciado para hacer que el espectador se olvide fácilmente de la cara de los múltiples actores de la serie.

Y con toda esta crítica, ¿le pueden quedar a uno ganas de ver la serie? La respuesta es claramente un sí. La expectación generada es tal alrededor de la nueva temporada, que un tráiler colgado en Internet consiguió en poco tiempo miles de visitas.

Ningún personaje en la novela es protagonista de dos capítulos seguidos, por lo que el punto de vista de la trama va cambiando a medida que se va desarrollando la historia. De hecho, algunas fans creen que esa es una de las principales bazas de la saga. Ese modo diferente de narrar también le dio éxito en su momento a la serie Lost de ABC.

Ahora solo podemos esperar que la inversión más ambiciosa de la serie hecha hasta el momento dé sus frutos, que la adaptación sea la más fiel al libro y que de una vez por todas dejen de jugar al juego de las sillas con ese trono de hierro tan feo, que solo les falta la música de Camela para decidir cuándo sentarse.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s